Blefaroplastia

Actualizado: 17 may


También conocida como cirugía del párpado, tiene como objetivo corregir las bolsas o el exceso de piel de los párpados superiores o inferiores. En algunos casos es un tema estético, pero en otros, puede afectar la visión. En Chile cada vez es una cirugía más demandada.


¿Qué es la blefaroplastia?

La cirugía de párpados o blefaroplastia es uno de los procedimientos más comunes de las cirugías faciales. Tienes dos funciones principales: una eliminar el exceso de piel y/o eliminar o reacomodar las bolsas de grasa, bien sea en párpado inferior, superior o ambos.


El tratamiento puede ser superior o inferior y corrige:

En el párpado inferior, esta cirugía se puede realizar mediante una incisión que va pegada al borde de la pestaña, se hace una separación entre la piel y el músculo hasta alcanzar las bolsitas de grasa, y ya sea se resequen o reacomoden y, por último, se elimina el exceso de piel.

En el párpado superior la incisión se hace sobre el pliegue natural del párpado, y se remueven o se reacomodan, según sea el caso. Se sutura sobre el mismo pliegue del párpado, lo que hace que la cicatriz sea prácticamente imperceptible a mediano plazo.


¿Quieres conocer más detalles?

Te invito a tomar un tiempo y conocer más a detalle está cirugía, de esa forma podrás saber si es para ti.

Los candidatos ideales para esta cirugía es el que tiene exceso de piel ocasionada generalmente debido al paso de los años; así como acumulación de grasa en el entorno de los ojos, condición que no necesariamente a cauda de la edad, pues se puede presentar en pacientes joven.

Si padeces alguna enfermedad o condición médica, es importante decirlo. Por ejemplo, si tienes problemas de tiroides, presión arterial alta, enfermedades vasculares o diabetes. Es importante mencionar también si tienes falta de lágrimas suficientes, glaucoma o desprendimiento de retina. Seguramente será necesaria una revisión oftalmológica antes de la blefaroplastia.

Se contraindica a ciertos pacientes con patologías oculares, por ejemplo, en aquellos que padecen ojo seco severo, ya que cualquier cirugía ocular o de párpados puede afectar y agravar el problema. Los problemas de retina o glaucoma, no suponen un problema para realizar la cirugía. Así como aquellos pacientes operados de cataratas o láser para miopía o hipermetropía.


¿Cómo es la primera cita con el cirujano?

En la primera consulta con el cirujano es muy importante explicarle lo más claramente posible lo que se está buscando. Con base en ello, el médico evaluará cuál es el procedimiento adecuado y si es candidato para realizarlo, así como la posibilidad de alcanzar la expectativa que se tiene.


El paciente debe esperar que el cirujano le explique con detalle y de una manera fácil de comprender todo lo relacionado con el procedimiento. El objetivo de la primera consulta es que el paciente obtenga toda la información necesaria para tomar la decisión de practicarse la blefaroplastia y que salga sin ninguna duda. Es un derecho del paciente hacer las preguntas que considere precisas, y es una obligación del médico contestarlas ampliamente. Jamás se debe ocultar información al paciente.

Desde la primera consulta el paciente debe sentir una total confianza por el médico y tener la seguridad de conocer con detalle en qué consiste el procedimiento que se le practicará y sus implicaciones. Se revisará, si es necesario operar los párpados superiores e inferiores o si se debe complementar con algún otro tratamiento o procedimiento. Se explicará el procedimiento, como se realiza, anestesia, riesgos, cuidados posoperatorios y el coste.

Además, el cirujano te dará indicaciones para prepararte para la cirugía, qué alimentos comer e instrucciones sobre la ingesta de tabaco, alcohol o algún medicamento. Es fundamental dejar de fumar, al menos, dos semanas antes de la cirugía para ayudar al proceso de cicatrización.


¿Cómo se realiza la blefaroplastia?

La cirugía de párpados se realiza en un pabellón de cirugía menor, con anestesia local y sedación o bien anestesia general en algunos casos en pacientes con ciertos antecedentes que no se pueda aplicar anestesia local. El tiempo de recuperación es de una hora a tres, es un procedimiento ambulatorio. El paciente puede ir a su casa el mismo día de la cirugía.

El tiempo de recuperación a una semana de realizada la cirugía y hasta un mes de la desaparición de equimosis (moretones) por lo que se recomienda algunas veces mantener los ojos tapados durante las primeras horas de la cirugía y utilizar compresas frías. Los cuidados tras la cirugía durante los tres primeros días, es evitar fijar la vista por tiempos prolongados. Evitar el contacto con fuentes luminosas, porque se incrementa la sensibilidad del ojo.

El paciente puede regresar a sus actividades de ejercicio físico después de veinte días, sin embargo, en cada caso es el cirujano que otorga el alta al paciente según su evolución entre otros.

El resultado final de una cirugía de blefaroplastia es a partir de los dos meses, y la duración a un largo plazo dependerá de la calidad de vida del paciente, pero con los cuidados idóneos lucirás unos ojos mucho más jóvenes.


El éxito en un resultado de cualquier procedimiento quirúrgico depende en un treinta a un cuarenta por ciento de los cuidados que se tengan durante la recuperación. Si hay una buena recuperación, es muy probable obtener un buen resultado.


¿Cómo es la recuperación?

Después de la cirugía se aplica una pomada para lubricar los ojos y en algunas ocasiones algún vendaje. En caso de tener molestias, el cirujano recetará medicamentos. Si, por el contrario, existe un dolor muy agudo, hay que comunicarse inmediatamente con el profesional. Hay que mantener la cabeza elevada unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías.

Es importante seguir las indicaciones para lavarse correctamente los ojos. También hay que respetar la manera de aplicar los colirios oftálmicos para tener los ojos hidratados. Si es una blefaroplastia con puntos, estos se retiran entre el segundo y el séptimo día. Se recomiendan las siguientes pautas de cuidados:

· No realizar esfuerzos físicos intensos durante la primera semana, como, por ejemplo, coger peso o realizar deporte de manera intensa.

· Utilizar hielo en las zonas tratadas los dos o tres primeros días, esto facilitará la recuperación y disminuirá la inflamación.

· Usar los antibióticos y antiinflamatorios indicados para evitar las molestias ocasionadas por la intervención.

· No frotarse los ojos, por los menos, las primeras 72 horas.

· Mantener la postura de la cabeza elevada y utilizar hielo en las zonas tratadas los dos o tres primeros días, esto facilitará la recuperación y disminuirá la inflamación.

· Limpiar las pestañas con suero fisiológico y colocarlo con la ayuda de un bastón de oído.

· No utilizar lentillas ni maquillaje en el área de los ojos durante las primeras dos semanas.

· Protegerse del sol con unas gafas adecuadas, que impidan que los rayos del sol incidan sobre los ojos.

· Durante las primeras semanas puedes notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz, algún cambio en la agudeza visual como visión doble o borrosa (que remiten al poco tiempo). Pero se irán desapareciendo con los días. A las dos semanas ya estarás sin ningún efecto secundario.



Hay que preguntar al médico sobre las indicaciones de baño, lavado de cabello, así como aplicación como cremas y maquillaje. Él explicará cuándo y cómo debe hacerse. En el proceso de recuperación realizamos sesiones de kinesiología para activar el retorno linfático y de esta manera obtener la rehabilitación de los tejidos, así mismo los protocolos de curaciones y retiro de parches o apósitos.

El paciente estará en la posibilidad de regresar a su trabajo o actividades habituales entre tres días y dos semanas después de la cirugía, dependiendo del tipo de actividad que realice.

Nunca se debe esperar verse mejor al día siguiente de la cirugía, pues se debe considerar la inflamación y los moretones que pueden aparecer. Esto se irá corrigiendo gradualmente.


¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Algunas de las complicaciones que se pueden presentar son:

· Sangrado en el ojo. Puede ser delicado, porque se acumula en la parte posterior del ojo y puede provocar daños importantes.

· Infección en el párpado. Es poco frecuente, pero cuando se presenta puede ser complicado

· Cicatrices gruesas en los párpados.

· Lesiones en el globo ocular. Poco frecuente y cuando ocurre generalmente se debe a un descuido de la técnica quirúrgica.

· Exceso en la resección (eliminación) de la piel, lo que ocasiona un aspecto del párpado caído.


Resultados

En el caso de la blefaroplastia tradicional, las cicatrices pueden estar rosadas durante unos meses, después irán desapareciendo y cambiando de color hasta ser casi imperceptibles.

Tras tres meses los pacientes apreciaran el primer resultado de la cirugía, sin embargo, el resultado final es pasado los seis meses, este es el momento que cicatriza internamente el proceso inflamatorio a nivel interno.

Los cuidados posteriores son, hidratar y nutrir la piel ya que es muy delgada de un 0,2 para ello se recomienda el uso de cremas o geles preparados para esta delicada zona. El uso de protección solar para evitar pigmentaciones o alteraciones en la piel.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo